Breaking News

lunes, 30 de julio de 2012

JAMES FITZ-JAMES, I DUQUE DE BERWICK

(Moulins, Francia, 1670-Philippsburg, actual Alemania, 1734) Mariscal de Francia. Hijo natural de Jacobo II de Inglaterra, fue educado en Francia. Después de la revolución de 1688 y el consiguiente destronamiento de su padre, regresó a Francia, desde donde preparó la campaña jacobita en Irlanda, que terminaría derrotada en la batalla del Boyne.

Al servicio de Luis XIV, que lo había nombrado lugarteniente general de sus ejércitos, combatió en España al frente de las tropas francesas que participaban en la guerra de Sucesión española a favor de los derechos a la Corona alegados por el duque de Anjou (el futuro Felipe V), nieto de Luis XIV. 

En esta contienda obtuvo diversos éxitos que reforzaron su prestigio militar. Entre ellos destaca, en 1707, la victoria de Almansa frente a las fuerzas del archiduque Carlos de Austria, que permitió la posterior conquista de Valencia y Aragón. 

Prosiguió su ofensiva sobre Cataluña, y en la primavera de 1714 inició el asedio a la ciudad de Barcelona, que no conquistaría hasta el mes de septiembre. Concluida la ocupación, se dedicó a imponer en Cataluña las nuevas leyes centralistas, de inspiración francesa (Decreto de Nueva Planta), con las que se suprimieron las instituciones tradicionales catalanas. Su fidelidad a la Corona francesa quedó de manifiesto cuando declinó el ofrecimiento de Felipe V de permanecer a su servicio y regresó a Francia. 

Así, en 1719 no dudó en combatir contra Felipe V, desde la frontera navarra y catalana, para obligarle a aceptar los dictados de la Cuádruple Alianza. Con anterioridad, en 1715, había rechazado el mando de las fuerzas jacobitas, para seguir como un eficaz servidor de Francia. En 1734, durante el asedio de Philippsburg, en la guerra de Sucesión de Polonia, un proyectil de cañón lo dejó muerto en el campo.