Breaking News

miércoles, 19 de septiembre de 2012

RAMÓN CASTILLA

(Tarapacá, actual Perú, 1797-Tiviliche, id., 1867) Militar y político peruano. Empezó su carrera militar en las filas del ejército español, en lucha contra las fuerzas independentistas mandadas por el general argentino José de San Martín. En 1817 fue hecho prisionero, pero consiguió escapar y regresó a Perú. En 1822, ante el cariz que tomaban los acontecimientos, decidió abandonar el ejército español y ofrecer sus servicios al general San Martín. Poco después, en 1824, ingresó en el ejército de Simón Bolívar, a cuyas órdenes participó en la batalla de Ayacucho, por la que Perú selló su independencia. 

En 1825, Castilla fue nombrado gobernador de la provincia de Tarapacá, cargo desde el que impulsó una política de talante conservador, opuesta a los criterios más progresistas de Bolívar y en consonancia con los reclamos de la elite criolla. Durante la segunda presidencia del general Agustín Gamarra (1839-1841) se le encomendó la cartera de Tesoro, ministerio desde el que organizó las primeras exportaciones de guano. Éstas se incrementaron notablemente a partir de 1845, fecha en que fue elegido presidente de la República. 

Durante su primer mandato, que se extendió hasta 1851, las exportaciones de guano se multiplicaron, gracias a sus convenios con la firma británica Anthony Gibbs, que se encargó de su comercialización en el Reino Unido, y la francesa Montané, que hizo lo propio en Francia. Así mismo, para facilitar su transporte desde los centros de producción, realizó destacadas obras públicas (primera línea de ferrocarril entre Lima y Callao en 1851), al tiempo que introducía importantes reformas económicas y financieras. En 1851 traspasó la presidencia al general José Rufino Echenique, a quien el propio Castilla había elegido como sucesor, pero pronto se manifestaron las diferencias entre ambos y acabaron enfrentándose militarmente (1854-1855). Castilla, que se había aliado con los liberales, los cuales le obligaron a suprimir la esclavitud y el tributo indígena, acabó recuperando el poder en el año 1855. Durante su segundo mandato, que se prolongó hasta 1862, declaró la guerra a Ecuador (1859), en la que Perú consiguió la victoria, y promulgó una nueva Constitución (1860).