Breaking News

lunes, 15 de octubre de 2012

ANTÓN PÁVLOVICH CHÉJOV

(Taganrog, Rusia, 1860-Badenweiler, Alemania, 1904) Narrador y dramaturgo ruso. Hijo de un tendero y nieto de un siervo liberado, su padre se arruinó y toda su familia emigró a Moscú, aunque Chéjov y su hermano permanecieron aún cierto tiempo en su pueblo natal. Para contribuir a la maltrecha economía familiar, dio clases particulares y, a instancias de su hermano, empezó a enviar cuentos y artículos humorísticos a varias revistas. En 1879 se trasladó a Moscú e ingresó en la facultad de medicina sin dejar de escribir. En 1884 obtuvo la licenciatura en medicina y publicó, sufragada por él mismo, la primera colección de cuentos. Ese mismo año se manifestaron los primeros síntomas de tuberculosis, enfermedad que lo acompañaría hasta la muerte. 

Con la publicación del volumen Cuentos variopintos (1886) consiguió llamar la atención de Suvorin, director de la revista Novoie Vrema, que le publicaría numerosos cuentos. Chéjov abandonó los seudónimos bajo los que publicaba habitualmente sus cuentos, y su nombre empezó a ser conocido en Moscú, lo cual lo animó a dedicarse con mayor profesionalidad a la literatura. Procuró que sus narraciones fueran más cuidadas y fue enriqueciendo su gama de personajes y ambientes, trascendiendo en cierto modo el humorismo inicial. 

Sus narraciones sientan las bases del relato breve moderno: emplea un lenguaje llano pero expresivo, con el que, a través de pequeños detalles y con gran economía de medios, sugiere el universo psicológico de sus personajes, tratado con una lúcida ironía que, a medida que pasaron los años, se tornó cada vez más desencantada. A menudo, toda la tensión expresiva del relato se concentra en un único detalle, mínimo pero significativo, a través del cual se abre de golpe ante el lector la interioridad del personaje o de la situación. 

Los intereses literarios de Chéjov se orientaron entonces hacia el teatro y, tras unas primeras adaptaciones de sus propias narraciones a la escena, escribió las piezas teatrales iniciales, empezando con sainetes cortos y emprendiendo proyectos más ambiciosos como Ivanov, su primera obra de éxito, estrenada en 1887. Tras la muerte de su hermano, tuberculoso como él, en 1890, emprendió un largo viaje a Sajalín, en Siberia, para realizar una investigación sociológica sobre la situación de los deportados al penal de la isla, cuyos resultados expuso en La isla de Sajalín (1893). Al regreso, su salud había empeorado, lo que no le impidió viajar a Europa ni ejercer la medicina, en lucha contra la carestía y las epidemias que asolaban la Rusia meridional. 

A partir de 1891 se instaló en una propiedad rural en Mélijovo, donde mantuvo una intensa relación con escritores e intelectuales admiradores que iban a visitarlo, y se dedicó a su labor literaria, a la vez que, filantrópicamente, ayudaba y aconsejaba a los campesinos, contribuyendo económicamente a la construcción de tres escuelas. Fue allí donde escribió sus mejores obras, consolidándose como un dramaturgo de los «estados de ánimo», con lo que consiguió, alejándose de la concepción clásica de acción dramática, dar un paso decisivo en el teatro europeo; recreó ambientes y personajes de la Rusia zarista abocados a vivir un destino mediocre que contemplan con pasividad o angustia, sin que puedan hacer nada por evitarlo. 

Sin embargo, su enfermedad no le daba tregua, y a partir de 1897 se vio obligado llevar una vida más retirada. Más tarde, decidió trasladarse a Crimea, donde el clima parecía serle más favorable; vivía en soledad, cultivando la tierra, mientras en Moscú sus obras se representaban continuamente, con gran éxito. En 1901 conoció a la que sería su esposa, la actriz Olga Knipper. Fue un matrimonio inusual, ya que Chéjov permaneció retirado en Crimea mientras su esposa continuaba su carrera artística en Moscú, aunque mantuvieron una intensa relación epistolar que constituye un documento de gran valor literario. En el año 1904 la situación de Chéjov se deterioró gravemente y, en un último intento por salvarse, partió en compañía de Olga hacia el balneario alemán de Badenweiler, donde murió. Relatos: Cuentos variopintos (1886) Al atardecer (1887) Discursos inocentes (1887) Cuentos (1889) El pabellón n.º 6 (1892) Historia de mi vida (1896) Los campesinos (1897) En la barranca (1900). Teatro: Platonov (1880-1881) Ivanov (1887) La gaviota (1896) Tío Vania (1897) Las tres hermanas (1901) El huerto de los cerezos (1903). «Cuando sobre una enfermedad se sugieren innumerables remedios, significa que es incurable.» El jardín de los cerezos