Breaking News

miércoles, 3 de octubre de 2012

CARLOS MANUEL DE CÉSPEDES

(Bayano, Cuba, 1819-San Lorenzo, id., 1874) Revolucionario cubano. Nacido en el seno de una familia dedicada a la producción de azúcar, estudió en la Universidad de La Habana, donde se graduó en 1840. En España, país al que se trasladó con la intención de proseguir sus estudios de derecho, frecuentó los círculos próximos a la masonería y participó en actividades revolucionarias y antigubernamentales, siendo detenido y obligado a exiliarse en Francia. Tras regresar a Cuba, y convencido de la necesidad de oponerse militarmente a la metrópoli como única vía para alcanzar la independencia de la isla, entró en contacto con otros opositores al régimen colonial, entre ellos Salvador Cisneros Betancourt, Bartolomé Masó y Pedro Figueredo. 

La mayoría de los opositores, al igual que el propio Céspedes, procedía de familias azucareras asentadas en el extremo oriental de la isla. En octubre de 1868, en su ingenio 

La Demajagua, y sin consultar previamente al resto de opositores, liberó a los esclavos de su plantación, provocando una gran inquietud en los demás propietarios, y dando inicio de esa forma a la llamada guerra de los Diez Años. Así mismo, y tras arengar a sus seguidores a favor de la confrontación armada contra la metrópoli, instándolos a luchar siguiendo los ejemplos de otros libertadores, como Simón Bolívar y José de San Martín, proclamó la independencia de la isla (Grito de Yara). 

España incrementó más aún su represión militar tras conocer la revuelta inspirada por Céspedes, que en abril de 1869 había sido nombrado presidente de la recién proclamada República en Armas, en la Asamblea Constituyente en Guáimaro en abril de 1869. Ello, junto con la proliferación de luchas internas entre los miembros más destacados de la revuelta, debilitó el poder de Céspedes, el cual, en 1873, fue depuesto por los miembros de la Asamblea de la República en Armas y, poco después, muerto en el curso de un enfrentamiento con las tropas españolas.